La Primera Comunión de Jacobo marcó para nosotros un antes y un después en la forma de ver este tipo de fotografía. Lo normal es hacer tu trabajo sin ningún tipo de interacción con los niños, ya que generalmente están tan nerviosos que no interactúan mucho contigo porque es un día muy especial para ellos y están con sus familias y amiguitos. Pero con Jacobo fue diferente.

Con él hicimos una sesión de fotos pre-comunión, en la que estaba acompañado por sus hermanos y sus padres. Estaba un poco nervioso, pendiente de no manchar el traje y salir bien en las fotos… pero pronto cogió confianza. No sólo cogió confianza él, sino también sus hermanos a los que no nos pudimos resistir a sacarles fotos. A la despedida de la sesión de fotos Jacobo ya se había ganado nuestros corazones, nos había llevado a conocer a sus abuelos que también fueron encantadores con nosotros y viendo el cariño con el que los trataba nos dimos cuenta de que era un niño especial con una gran, gran familia.

Llegó el gran día, el día de su Primera Comunión. Jacobo estaba en la Iglesia rodeado por todos sus amiguitos y tan pronto me vió se acercó a mí para presentarmelos a todos y a ellos les contó que yo era su fotógrafa y les iba a hacer fotos juntos. Vamos, que ya me tenía ganada pero ese día mucho más. Lo normal es que los niños en ese momento jueguen y les dediquen cada segundo a sus amigos, pero Jacobo me integró en su grupo de tal manera que además de ternura me hizo sentir la alegría que él tenía por el día que estaba viviendo.

La ceremonia me pareció preciosa, nunca habíamos acudido a una comunión en el Monasterio de Poio, los niños sentados ante mesas con su plato y sus copas, integrados en un entorno ya de por sí maravilloso.

Al término de la ceremonia hicimos fotos con la familia en el claustro del Monasterio de Poio, las hicimos allí porque así me lo había pedido Jacobo ya que era un lugar que le gustaba mucho. Fotos con sus padres, abuelos (preciosa la foto dándole un beso a su abuelo, no sólo porque lo quiere con locura, sino también porque lo transmite en la foto!), fotos con sus hermanos, con sus amigos…. fotos divertidas y espontáneas. Al término de la sesión los padres de Jacobo me invitaron a tomar algo en el restaurante y allí le saqué unas pocas fotos más a Jacobo con sus amigos. Eran todo sonrisas y carcajadas y así los dejé. Me despedí y me marché.

Al día siguiente su madre nos mandó un mensaje de parte de Jacobo que no se había despedido de mí porque estaba jugando y con la emoción no se dió cuenta de que me había ido, precioso mensaje de cariño y de agradecimiento por haberlos acompañado ese día.

Familia sois todo un amor, trabajar con vosotros y conoceros ha sido una de las cosas más bonitas que nos ha pasado este verano!.

Muchas gracias por leernos y si queréis podeis COMPARTIR NUESTROS POSTS EN VUESTRAS REDES SOCIALES!!


Créditos:
Fotógrafía y Edición de Fotografía: Fernando Barreiro & Silvia de Acevedo
Modelo: Jacobo

Localización: Playa de Lourido y Monasterio de Poio (Pontevedra)

Aviso Legal © 2013 Todos los derechos reservados QSMPhoto.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

br /